Xul Solar y su obra

By 28 noviembre, 2014n.12 - poder

  por María Eugenia Bouza

Considero de gran importancia abordar a un autor y su obra por la lectura de cuadernos y escritos donde se encuentra como sujeto de la narración.
A continuación se presentan dos párrafos, uno originado por su contemporáneo y amigo literato Jorge Luis Borges y el siguiente por Xul Solar donde refleja su actividad a través del lenguaje, muestra de una personalidad polifacética.

«Hombre versado en todas las disciplinas, curioso de todos los arcanos, padre de escrituras, de lenguajes, de utopías, de mitologías, huésped de infiernos y cielos, autor panajedrecista y astrólogo, perfecto en la indulgente ironía y la generosa amistad […]. Sus pinturas son documentos del mundo ultraterreno, del mundo metafísico en que los dioses toman las formas de la imaginación que los sueña.»
Jorge Luis Borges, 1949

«Soy campeón del mundo de un juego que nadie conoce todavía: el panajedrez; soy maestro de una escritura que nadie lee todavía; soy creador de una técnica, de una grafía musical que permitirá el estudio del piano, por ejemplo, sea posible en la tercera parte del tiempo que hoy lleva estudiarlo. Soy director de un teatro que todavía no funciona. Soy el creador de un idioma universal: la panlingua, sobre bases numéricas y astrológicas, que contribuiría a que los pueblos se conozcan mejor. Soy creador de doce técnicas pictóricas, algunas de índole surrealista y otras llevan al lienzo al mundo sensorio, emocional, que produce en el escucha una audición musical. Soy creador de una lengua para la América Latina: el neocriollo con palabras, sílabas, raíces de las dos lenguas dominantes: el castellano y el portugués.»
Xul Solar, 1951

xul xolar
«Mensaje», acuarela 1923

Modelo de guía optativa para la observación de una imagen.
Capítulo 1

Aprender a mirar: ¡Deténgase!
Si lee este instructivo, quiero creer que está interesado en lo que diré a continuación, esta creencia aumenta mi ego y propone retomar el tema que una vez dejamos con mi psicoanalista. Muy amable de su parte.
Le propongo mostrarse dispuesto a llevar a cabo el ejercicio de mirar, de lo contrario la actividad quedará completamente anulada. Si es solamente un curioso… ¡Bienvenido!, me gusta la gente como usted.
Colóquese a una distancia que considere la observación total de la imagen. Una vez que haya percibido las dimensiones del todo, dirija su mirada a «ése punto» de atracción que consideró el inicial, ¡sí, usted!
Los elementos iconográficos construirán un sistema de relaciones creando un relato, un camino a recorrer dentro de la imagen. Muéstrese atento a los signos que ayudarán a decodificar el lenguaje que presenta el autor en cuestión.
No se maree, si algo similar ocurre, cierre los ojos unos segundos y vuelva a mirar. Es importante que no se pierda de este maravilloso viaje por la vida y obra de Xul Solar.

Capítulo 2
Comienza la travesía: Sincronice sus sentidos.
El destino es «Mensaje», acuarela del año 1923. Su pequeño formato de 22 cm. x 27 cm. constituye la colección de trabajos en similar dimensión que Oscar Agustín Alejandro Schultz Solari (Xul Solar, 1887-1963) produjo con originalidad, situándolo en lugar de pintor único.

Sincronice los cinco sentidos
Entre en la imagen, salude al personaje y sienta la música, ¿Qué es lo que ve?. Pueden apreciarse planos traslúcidos favorecidos por la técnica de la acuarela. El juego dinámico de planos transparentes que convergen hacia el centro de la imagen indica un espacio resuelto en un personaje anatómicamente estilizado y conformado por figuras geométricas simples.
Este despliegue fantástico de imaginación nos sitúa en el «mensaje», es el personaje que nos intenta decir algo y el destinatario quizás se encuentre donde su mirada acaba.
Líneas estructurales construyen la caja renacentista en una especie de ventana diminuta donde posiblemente se albergue el receptor del mensaje, a no ser que, a esta altura de la percepción, Usted se crea el destinatario.

Se preguntará cómo llegó hasta ese sector de la imagen ¿verdad? No fue el azar quién lo acercó, sino que el mismo autor dotado de conocimientos compositivos creó un peso visual, en el margen derecho de la pintura. Uno de los elementos que lo trasladan es la escalera que se presenta debajo del personaje, la diagonal genera un ritmo ascendente marcado por cada peldaño. La luz o mancha de valor alto debajo de las gradas atrae la mirada del espectador e indica el espacio ilusorio otorgando profundidad en la imagen.
El personaje no camina sobre la escalera sino que se encuentra suspendido, flotando, flooo taaan dooo, flotaaaaando. Cierre los ojos y procure sumergirse en este ambiente etéreo. Desafíe la realidad cotidiana y el mundo de lo limitado. ¡Ánimo! Sus sentidos no lo abandonarán.
¿Qué nos hace pensar en que el personaje lleva un mensaje? El título siempre participa, no juega un papel importante, pero está presente. La palabra es común entre el emisor y el receptor, pero en el caso de las imágenes audiovisuales el lenguaje con el que se pretende comunicar es otro y el cometido es lograr descifrarlo.
Si atiende al personaje, una vez más, éste mantiene una postura de entrega, su brazo flexionado invoca una actitud de servicio, de mensajero.

Capítulo 3
Problemática de la vanguardia, El contexto.
En la década del veinte, la vanguardia argentina se muestra atravesada por tres ejes principales, según cuenta Beatriz Sarlo en «El caso Xul Solar» de 1994.
En un primer eje, los artistas se hallan con un perfil demográfico modificado desde la inmigración. La nacionalidad y la herencia cultural devienen en los trabajos de los contemporáneos, como Xul Solar -quién conforma su nombre a partir de los apellidos europeos de sus padres-. Es necesario crear un lenguaje que unifique a los hombres, como una especie de «esperanto latinoamericano», la panlengua y el neocriollo, como versan las palabras de J. L. Borges y el mismo Xul Solar al comienzo de este artículo.
El segundo eje muestra la necesidad de definir una relación entre el arte y la literatura. Para ello le recomiendo sumergirse en los textos de los autores que formaron parte del martinfierrismo para continuar con la educación en la vanguardia argentina obteniendo una completa ilustración del tema.
Hay que tener en cuenta que el lenguaje es el punto en cuestión. La inmigración, antes nombrada, manifiesta un intercambio de lenguas que introduce grandes rastros culturales. Es notable como Xul Solar y Borges juegan con los lenguajes artificiales, implicancias ideológicas utópicas que desembarcan en la vanguardia. Más allá del juego estético, este trabajo, se presenta como respuesta hacia la búsqueda de autenticidad lingüística. Proponen alternativas simbólicas en alusión al desafío histórico cultural como reflexión sobre la mezcla de razas.
En último lugar, un tercer eje plantea la búsqueda de nuevos medios formales para trazar una línea divisoria entre el pasado literario y las estéticas realistas y socialistas contemporáneas. Una relación entre lo viejo y lo nuevo, para apropiarse de una forma selectiva de aquello que interesa y refuncionalizarlo en términos modernos.

«Aquella forma estaba completamente desnuda: su caja torácica y su abdomen lucían una transparencia de Rayos X que dejaba ver el fino dibujo de los órganos internos; se mantenía de pie sobre una de sus piernas gigantes, y llevaba encogida la otra, como los flamencos del sur. Pero lo más asombroso era su cabezota, envuelta en un halo radiante, sus ojos fosforescentes que giraban como faros en el extremo de dos largas antenas, su boca de saxofón y sus orejas como dos embudos giratorios.» Leopoldo Marechal, Adán Buenosayres. Sudamericana, 1966 [1948] p.191

Capítulo 4
Conclusiones: Invitación

Me despido con la sensación de que se quedó flotando entre el color y la transparencia. Es un privilegiado.
Esta sección que lo acerca un poco más a la vida y obra de un trabajador del arte, espera haber fomentado la investigación en Usted, que después de haber leído este artículo corra a la biblioteca a buscar entre títulos, libracos, enciclopedias y se sumerja entre hipervínculos, powerpoints, jpgs e imágenes atiborradas de píxeles o salga a pasear por el museo de su ciudad recorriendo galerías, pasillos o se dirija a una librería de arte y se siente en el silloncito confortable, pida un café y ojee los catálogos imposibles de pagar y consuma la mayor cantidad de conocimientos posibles y se siente en la alfombrita cálida e imagine, cree, sueñe, imagine, cree, sueñe, imagine, cree, sueñe.

Armando Adriana, Fantoni Guillermo, «Recorridos americanos: algunos temas en Xul Solar», en Ciencia Hoy, Buenos Aires. Vol. 7 Nº 37, 1997 pp25-33 / Sarlo, Beatriz, El caso Xul Solar. Invención fantástica y nacionalidad cultural, en: Elliot David (ed.) catálogo exposición Arte from Argentina 1920-1994, Oxford, The Museum of Modern Art Oxford, 1994 pp. 34-39.
Museo Xul Solar http://www.xulsolar.org.ar