Una gran muestra reunirá 400 obras que sintetizan 30 años de arte argentino
BAJO EL TÍTULO «DIAGONAL SUR – ARTE ARGENTINO HOY», SE PRESENTARÁ A PARTIR DEL JUEVES PRÓXIMO UNA AMPLÍSIMA ANTOLOGÍA QUE REUNIRÁ 400 OBRAS REALIZADAS EN LOS ÚLTIMOS 30 AÑOS POR 123 ARTISTAS Y SELECCIONADAS POR EL CRÍTICO FRANCÉS PHILIPPE CYROULNIK.

Obras de Liliana Porter, Rogelio Polesello, Fabián Burgos, Jorge Macchi, Ana Gallardo, Mónica Girón, Matías Duville, Pablo Siquier, Gachi Hasper, Nicola Constantino, Marcos López, Andrés Paredes, Carolina Antoniadis, Alfredo Prior, Mauro Koliva, Leandro Erlich, Adrián Villar Rojas, Diego Bianchi y Tomás Espina, son parte de la colección del cirujano plástico y mecenas Esteban Tedesco, un patrimonio que ahora se abre al público.
Del Grupo de la X hasta la contemporaneidad más actual como la obra de Beto Álvarez, este intenso pasaje que va de los 80 al 2015 con lo más variopinto del escenario local, incluye un «diálogo» o una «danza» de todo tipo de técnicas: mural -Burgos, por ejemplo, lo hace in situ-, pintura, fotografía, instalaciones, intervenciones y esculturas, refrendado con piezas de la nueva figuración, la abstracción y el mundo kitsch.

 

 

http://www.telam.com.ar/notas/201602/135001-muestra-obras-arte-argentino-400-obras-centro-cultural-borges.html

«La idea de esta muestra es que sea representativa, por eso elegimos un curador que en 1989 llevó a los artistas argentinos a centros culturales franceses y conoce profundamente la escena contemporánea local. Esta exposición es una situación de aprendizaje y belleza porque te da una visión muy extensa y está tan bien montada que es mágica», cuenta a Télam Lía Cristal, productora general del proyecto.

Curada por Philippe Cyroulnik, parte de esta colección ya se pudo ver en Argentina en dos ocasiones, también algunas obras partieron rumbo al Reina Sofía en España, fueron como préstamo al Malba y recalaron en Brasil, pero la dimensión que esta vez ostenta con «Diagonal Sur» es una suerte de piedra angular del mundo del arte argentino en el último cuarto de siglo.
El crítico francés, quien viaja continuamente a Buenos Aires para estrechar lazos con artistas locales que comparten una misma aproximación estética, sostuvo durante una recorrida con la prensa que esta exposición «es el encuentro de dos miradas, la primera son las obras de la colección de Tedesco, la segunda es la mía personal con artistas que conozco y otros nuevos para mí».
Esa visión, de amplia óptica, mezcla artistas de distintas generaciones donde el concepto que las aúna -y también las bifurca- «es el arte, no el tiempo», dice Cyroulnik en un pastoso español afrancesado con giros italianos, un crítico con las miras también puestas en «la periferia» de la escena argentina.
Las 400 obras se distribuyen en todas las instalaciones del Centro Cultural Borges, desde los salones más escondidos hasta el espacio distribuidor de los pabellones que balconea con las galerías Pacífico. Las diversas visiones o formas de recorrer la muestra se pueden encarar «como una composición musical -con sus silencios y compases- o como un viaje analógico y de oposición. Cada mirada puede seducir al pensamiento», invita el francés.
«Diagonal Sur – Arte Argentino Hoy» -título que alude a «un cambio de dirección posible»-, apuesta a «las relaciones», dice su curador. Allí, en ese universo de cruces, se miden el cuerpo, sus propias relaciones y sus estigmas, la naturaleza, la urbanidad, el contexto social, la historia, la vida y la melancolía que genera ese pulso vital, la tierra y el cielo.
«Cada obra tiene poder de significación», resume el crítico que aboga por darle «tiempo» a cada pieza y propone «que cada uno encuentre su punto de entrada a la muestra, que no haya una única vez y que se olviden de su propio gusto».
Mientras apuraban detalles para la inauguración de pasado mañana, el propio Esteban Tedesco, dueño de las ‘masterpieces’ que visten los muros del lugar, daba vueltas por las salas y chequeaba el montaje: «A los 18 años empecé con obras de los clásicos argentinos que no eran de muy buena calidad, impresionismo de los años 20 y 40. Continué con artistas de los 80, los 90 y hasta ahora y lo que se puede ver acá es un tercio de la colección», dijo a Télam.
En su apuesta a jóvenes artistas, aún sin subir al podio del reconocimiento, Tedesco se asume como «un visionario» y concede: «tuve suerte con todos, no le erré a ninguno, todos han sido exitosos después».
«El arte cuanto más contemporáneo más me gusta, pienso que cuando te deja de gustar lo contemporáneo es que envejeciste. Yo trato de ir mirando qué es lo que hace la gente joven. Estéticamente todas las épocas me gustan, todo lo que tengo me gusta y no envejeció mal», reconoce el coleccionista.
Desde cuestionamientos a las tradiciones del paisaje y del relato, del gesto o de la línea, pasando por el arte minimalista y conceptual, llegando a las fuentes mismas del pop o explorando los territorios del expresionismo, la muestra permite volver, redescubrir y conocer nuevos artistas, al tiempo que es testigo latente de la fertilidad y eclecticismo de los argentinos en el arte.
“Nos cruzaremos -dice Cyroulnik- con creadores del dibujo, la pintura, la fotografía, la performance, la instalación y la escultura.
Por su amplitud, constituirá una de las exposiciones más importantes sobre el arte argentino contemporáneo. En una tradición venida de las vanguardias abstractas o inspirándose en lo histórico y urbano constituye una travesía de lo real y lo imaginario».
La exposición podrá verse a partir del próximo jueves hasta el 27 de marzo en el Centro Cultural Borges, ubicado en Viamonte 525, de lunes a sábados de 10 a 21 y los domingos de 12 a 21, con la entrada a 40 pesos.

http://www.telam.com.ar/notas/201602/135001-muestra-obras-arte-argentino-400-obras-centro-cultural-borges.html