SOBRE EL MOVIMIENTO

Por Miguel Angel Montoya

Al hablar de Movimiento podemos referirnos, en un concepto fisicalista al cambio de situación, al traslado de un cuerpo en el espacio.

Puede usarse “Movimiento”, para referirse a traslación, desplazamiento o “movimiento local”.

El movimiento, sin la intervención de una fuerza exterior, es inherente al Animal.

Aristóteles, refería el movimiento, como: generación, corrupción, aumento, disminución, alteración y traslación.

Yo asimilo Movimiento a Devenir.

Por lo tanto, aun sin pensar al Hombre, como “animal racional”- procuro llegar a la comprensión del “Ser-ahí”- el Movimiento es inherente al “Sujeto”.

“Devenir”, puesto con Mayúscula, para expresar su conceptualización.

Doy conceptos de mi Filosofía:

                                           Sujeto

Al concepto de “Sujeto” lo constituye “la in-conclusión”, el “haciéndose Sujeto”.

Contiene: “el Ser” y “el no-Ser” como lo uno y lo mismo.

El Sujeto es y no es (Heráclito: “el Ser es y no es”)

El concepto de Sujeto manifiesta el Devenir.

Sujeto es: Ser Sujeto- haciéndose Sujeto.

Decir Sujeto, es proponer en la cotidianeidad una representación de la vida, que es Devenir, puro Devenir, que es: “el haciéndose”, que es: el ser-otro siendo el mismo, que es: voluntad como: “ir a lo que adviene”. Todo esto expreso cuando digo Sujeto – por eso algunos dicen: que es una palabra pesada, claro: es una palabra de Filósofo, de quienes han logrado entrar con su pensamiento individual en el pensamiento colectivo.

                                       Sentido

Sentido: (de) conocer-conociendo su Ser Sujeto-haciéndose Sujeto.

(aquí hay un movimiento; involucra la Infinitud y la Finitud)

Es en sí mismo movimiento que realiza-realizando el conocer-conociendo su Ser Sujeto-haciéndose-Sujeto.

“construir el sentido de la cotidianeidad”: es quebrar el dogma; es construirse uno mismo.

Es el “Dios a muerto” de Nietzsche

Es el acabar con la concepción de Dios; es terminar, diluir la sombra de Dios.

Es el “Adiós a la Razón” de Feyerabend.

 

                                             Voluntad

 

Voluntad: es ir al encuentro del Devenir.

Es estar expectante al Devenir.

Es disponerse al devenir.

Ir, estar, disponerse es construir-construyendo la (libertad) Voluntad.

Libertad y Voluntad no son sinónimos, pero se asimilan.

Entonces, puedo decir que la Voluntad tiene relación con la Razón, ya que (Kojeve, página 47, de la “Dialéctica del Amo y del Esclavo”), dice: “La Razón nace de la Acción (negadora de lo dado)……”

La Voluntad que es el ir al encuentro del Devenir, despliega una acción en el sentido de la Razón (negadora de lo dado).

                                      Ser y Voluntad

Hegel, dice: “El Ser verdadero del hombre es su acción”.

Nietzsche, dice: El Ser es Devenir.

El ser es lo vivo.

Y esto me remite a mi concepto de Voluntad:

(Voluntad: es ir al encuentro del Devenir.

Es estar expectante al Devenir.

Es disponerse al Devenir.

Ir, estar, disponerse es construir-construyendo la (libertad) Voluntad.

Libertad y Voluntad no son sinónimos, pero se asimilan.

Entonces, puedo decir que la Voluntad tiene relación con la Razón, ya que (Kojeve, página 47, de la “Dialéctica del Amo y del Esclavo”), dice: “La Razón nace de la Acción (negadora de lo dado)……”

La Voluntad que es el ir al encuentro del Devenir, despliega una acción en el sentido de la Razón (negadora de lo dado)).

Y puedo pensar al Ser como Voluntad. Y ahí asimilo Acción Hegeliana con Voluntad, si es que acción es: ir al Devenir.

                                 El Presente es Devenir

                                       El Hombre es el Tiempo

El Ser [Seyn] del Hombre es Devenir.

Ereignis=Acaecimiento apropiador

Proponer, que: El Ser del Hombre es Devenir. Es pensar el Ser con el ente a que se refiere ese Ser. Sólo con ese ente.

Acaece el Ser, entonces: el Hombre

El ente que tiene humanidad (espiritualidad) y el ente que tiene animalidad, tiene una relación determinante con aquello que llamamos “Ser”.

Los entes intramundanos o a-la-mano tienen una relación determinante con aquello que llamamos “Existencialidad” [Está bien decir: el Ser es Existencia. Existencia es Ser]

Dice Heidegger (Tiempo y Ser-conferencia de 1962, pág. 20): Ser quiere decir presencia, estar presente. El ser mismo como presencia. Y de acuerdo con la representación usual, futuro, presente y pasado constituyen la característica del tiempo.

Cuando yo digo: el Ser es Devenir, estoy diciendo que el Presente es inextenso.

Si yo dijese: “hay futuro” o hablo del Devenir o, es similar a que diga “eso es el futuro”, “conozco el futuro”, digo lo no posible. No existe el futuro (como estadio. “Futuro” es una necesidad existencial. Es un término que después de la “o” se expande en una nube que llenamos de adjetivos y objetos que pueden sostenernos en la inextensidad del presente).

No existe el futuro, el Presente es inextenso (existe en su inextensidad, por eso puedo decir “el Presente es…”) y el pasado en la conformación del Inconsciente y aspectos de ese pasado en el recuerdo, en la memoria. Como objetos que son puestos en el Pre-consciente (eso es: que pueden salir al dominio Consciente, sin la ayuda del Análisis).

Esto me habilita a decir: El Hombre es el Tiempo.

Dice Martin Heidegger: “El ser es determinado como presencia por el tiempo”.

Yo puedo decir (sin debilitar la rigurosidad): “El Ser es determinado como presencia por el Hombre, porque el Hombre es el Tiempo”.

Dice Heidegger, en la pág. 21 del libro citado: “A lo que es o está en el tiempo y es así determinado por el tiempo, se lo llama lo Temporal”

Digo: “El Hombre es Temporal”

El Ser[Seyn] y el Tiempo están en una íntima relación ya que el Presente no existe sin el Ser (como presencia).

El Presente es inextenso, lo que vivimos en “el Presente”, es el Ser. El ser del Hombre es el Devenir, esto reafirma la referencia que hago del Ser al Presente.

Devenir no es Futuro. Devenir es Acaecimiento, entonces: Devenir es Presente, como acaece es inextenso.

En mi Filosofía procuro lo que yo denomino “el Sujeto del Sentido”. Reconstituir el Sujeto del Sentido, es lo que hará posible una nueva Sociabilidad-yo la denomino Socialidad. Una nueva Sociedad…….Un mundo mejor.

En un breve resumen: Sujeto del Sentido es Sujeto del Conocer: conocer-conociendo su ser Sujeto en su hacerse-Sujeto. Ser Sujeto es un momento de hacerse-Sujeto, de ahí que Ser sea la totalidad y también la momentaneidad.

Sujeto del Sentido es lo opuesto de Sujeto del dogma o Sujeto dogmatizado, aún este puede ser un Sujeto de la razón científica o razón calculadora.

Sujeto del Sentido es el que lleva a la cotidianeidad su pensamiento a pensamiento meditativo.

El que escucha la apelación de lo conforme a esencia.

En estos conceptos que apunto, conceptos primitivos de mi Filosofía, queda claro el Devenir.

En “El presente es Devenir”, reafirmo lo que digo al comienzo: el Devenir es inherente al Sujeto.

El concepto de Utopía, lleva en sí, en la significación popular el concepto de movimiento. La propone en la siguiente figura: En una calle asfaltada, en verano, desde lejos, tenemos la sensación de verla mojada, y si caminamos hacia ahí, la sensación de calle mojada la vemos más adelante y así sucesivamente. Y desde ahí decimos: “la Utopía es lo que nos ayuda, lo que nos incita a ponernos en movimiento”

Esto del “Movimiento” que lo asimilo al Devenir y lo digo desde la Filosofía, de una manera similar, lo expreso en uno de mis Poemas.

(El texto de la Poesía es el más próximo al texto filosófico)

                                             Soy-Siendo

Soy los hombres en bicicleta que suben o bajan por las mismas calles por las que camino

Soy los árboles de la orilla que me dan Vida

soy los pájaros y la risa y el llanto de mi nieto pequeño

mis poemas y mi filosofía

Soy el lenguaje de mi mundo

Soy-siendo desde algún lugar, irrepetible como el río de Heráclito

Soy el Deseo puesto en la Palabra

Entonces

soy mis poemas, soy como cuentan mis cuentos, y como piensan mis cavilaciones

la Palabra donde hago habitar mis incertidumbres cotidianas

La alegría a veces, y a veces la tristeza

la Duda de la Existencia, que se queda sin palabra

mi Existencia

Entonces

soy el silencio

y la búsqueda de algún lugar recóndito, sin recuerdos, sin ordenes ni dependencias

Soy el Vacío…….tantas veces

Soy el Vacío, voy y vengo como si hubiese perdido el Suelo. A veces

Y eso sí que es la soledad. Y me cuesta caminar entre los miedos

Soy, muchas veces, la Duda de la Existencia que se queda sin paciencia entonces: sin Filosofía. La paciencia se oculta.  Me desespero. Y en ese fastidio no encuentro la primera palabra del Poema

La que me señala aquel lugar recóndito a las amenazas del sistema. El Lugar saludable, a salvo, eso es: a salvo. Andan por ahí, las manos de mi mujer, sus gestos y las demandas de mi nieto pequeño, sus primeros pasos, el trajín de mis hijos

mis perros correteando, mi gato aristocrático que observa, mi caballo que mira la montaña por donde anduvimos ayer. Soy la habitabilidad del Lugar indispensable

Porque también, soy el regreso frente al Devenir

Nada de vacío

Callejón sin salida. Finito-Infinito

Ente y Ser

Sólo es posible salir con la Palabra

Angustia

Inconsciente abandono, y en medio de la Abundancia

Nada de Vacío, entonces

Si aquí no hay prescripciones del psiquiatra, cuando escribo, cuando

voy-volviendo al Poema

También; Yo soy la Abundancia, tengo la palabra y escribo el Poema

Eso es: hablo del Lugar

Ambigüedad e Incertidumbre. Son mis calles

Por las que voy y vengo, entre mis vecinos

Nada de certezas

Ni misterios. Ni destino. Ni suerte. Ni fe. No hay fugas de lo humano

Nada de absolutos

Voluntad, y el Devenir que la define

Soy. Cada mañana cuando el Sol aparece por encima de las primeras casas cerca de los médanos

Soy. El ocaso silencioso, aparentemente lento, que hace el Sol, cuando se mete detrás de la montaña

Y el contorno rojizo de las cumbres

El ritual de la última hora de la tarde, que mi mujer observa. Puntualmente

Pronto, enciendo las luces de la galería del Oeste, porque oscurece y la hora de la oración baja por encima de las primeras casas del Abanico

La penumbra, por las calles, me entristece. Las luces mortecinas, en las casas me entristecen

Los hombres que volvieron del trabajo, se lavan y van al bar. Hablan

Hablan y conjuran algún encierro

Soy ese ritual. De niño lo vi en mi padre, Agricultor

Hoy no he visto tijeretas

Pero he visto las flores amarillas del camino

Soy la noche, que me calma. Una rodaja de pan y un vaso de vino tinto. Mi mujer y yo, en el ritual de la mesa puesta

Miro mis manos. En ellas queda mi juventud, porque tienen las caricias del amor que me hace humano

Miro mis manos. En ellas queda mi juventud, porque tienen las figuras del trabajo que me hace humano

Soy el asombro. Y lo que aprendo cuando doy mis clases

Soy lo que observo y lo que comprendo. Voy hacia la Luz

Le disputo, al sistema, la Libertad. Soy un caminante, voy hacia mi utopía extrema: “De cada cual, según sus capacidades a cada cual según sus necesidades”

Soy ateo

Soy espíritu. Inherente a la Libertad

Espíritu: Totalidad espacio temporal del mundo de la Naturaleza que implica mi discurso

Soy ese discurso, que habla de mí y de mi mundo

Soy, un hombre en el mundo, sin dios. Finitud-Infinitud

Soy la lejanía en mis recuerdos. Y el dolor que se me queda por mis muertos

Soy-siendo en medio de la belleza, que es la Vida

“Voluntad obstinada por la Vida”

Soy lo que hago para Ser

Necesito no dejar intersticios de vacíos. Intensificar la Existencia

Soy un transeúnte por la calle de piedras