MOVIMIENTO CÓSMICO

Por Susana Angélica Orden

La marcha majestuosa de la noche

va abriendo los pórticos secretos,

de los hados que danzan en las sombras,

con el ritmo de un mágico concierto.

Los astros van grabando sus elipses,

en los límites ocultos  del tiempo.

Una luz va naciendo en el espacio

y se convierte en círculo de fuego.

Lo pequeño se funde con el todo,

regido por el móvil fundamento.

Se oyen rumores de alas en las sombras

y flotan  blancos velos en el viento

La tierra se mece alborozada,

acunada  por cálidos destellos.

La vida va tomando nuevas formas,

en el vago preludio de los sueños.

Se forman  los reptiles y los peces

y finalmente, el ser que tiene ingenio,

en el cosmos que fuera diseñado,

con  el cíclico y eterno movimiento.

Barcos en reposo – Ruehende Schiffe