ARTISTAS QUE REFLEXIONAN SOBRE EL MOVIMIENTO

Fundación Tres Pinos es una organización sin fines de lucro, con sede en Argentina, que inició sus actividades culturales en el año 2006 y tiene como objetivo principal ser referente en temas concernientes al arte para proyectar, generar y desarrollar actividades relacionadas que impulsen el crecimiento social y cultural.

Entre los proyectos iniciados durante 2018 se encuentra «Marco Arte Foco», el cual consiste en Talleres en residencia de reflexión y producción artística en el nuevo espacio del Museo de Arte Contemporáneo de La Boca (Av. Pedro de Mendoza esquina Wenceslao Villafañe, Paseo de las Artes), orientado principalmente al apoyo de artistas del ámbito nacional e internacional. Presenta una sala de exposiciones y cinco talleres para residencias de artistas, que quedan a su disposición entre dos y seis meses.

Alfredo Dufour, Mauricio Poblet, y Lutyufan participaron de esta experiencia, y analizaron para Revista Crepúsculo su proceso creativo desde la óptica del “Movimiento”:

Alfredo Dufour
Nació en 1989 en San Juan, Argentina. Es Licenciado en Artes Plásticas, egresado de la UNCuyo, Mendoza.

-¿Cuál es el proyecto que desarrollaste en los talleres de la Fundación Tres Pinos?

La obra que busco desarrollar en los talleres/vidrieras es un conjunto de dibujos y animaciones realizados en el programa de Windows, Paint. Hace varios años, que a modo de diario ficcionado, realizo estos retratos de objetos, espacios, situaciones y personajes.  El programa es sencillo y cuenta con herramientas básicas para poder dibujar.

Estos trabajos se caracterizan principalmente por una factura precaria compuesta de píxeles. Tanto las imágenes estáticas como en movimiento la poseen; también un gran poder de síntesis simbólico y temporal.

Los dibujos y breves animaciones (cuadro x cuadro) tienen la particularidad que ilustran elementos que forman parte de mi imaginario y de mi memoria, entremezclados con nuevos estímulos en tiempo presente.

Por lo general trabajo haciendo referencia a la cultura popular, a la cotidianeidad y a lo doméstico. Mi entorno más cercano es la fuente de donde tomo posibles simbólicos.

El modo de presentación de la obra depende del modo en que decida reproducirla, puede imprimirse o reproducirse digitalmente en todas sus variantes. Para la Residencia, usé la vidriera del taller como un medio más de visualización y circulación de la obra.

¿Cómo considera que en su obra se manifiesta el movimiento?

El movimiento se hace presente en mi obra bajo la noción de tiempo. No solo por crear imágenes en «movimiento», que se desenvuelven en un período determinado, sino que hago narraciones que involucran saltos temporales e iconográficos. Son breves ficciones que constantemente juegan en distintas temporalidades.

 

Mauricio Poblet
Nació en Mendoza, Argentina, en 1989. Estudió las carreras Licenciatura y Profesorado  en Artes Visuales de la Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza).

Dice Mauricio sobre sí: “Me considero un artista multidisciplinario, prefiero definirme pintor, pero he trabajado más en performance y es mi alter ego quien se ha hecho más visible. Pienso en el arte de acción como una forma de crear un ritual colectivo de un hecho íntimo. Flasheo pop empobrecido y mutilado, mucha tierra. Soy colonizador de imágenes de libros y videos de youtube, también me interesa interpelar el modelo de belleza, la apropiación de imágenes de la historia del arte, utilizar el cuerpo para hacerlo motivo de reflexión y noción de identidad, sea cultural, sexual, de género o nacionalidad.

– ¿Cuál es el proyecto que desarrolló en los talleres de la Fundación Tres Pinos?

En esta instancia me interesa realizar una investigación que resulte en una pieza documental; pictórica e instalativa. Voy a trabajar con pelo y esculturas de pan… me interesa la idea de que se puede tener en una bolsa todo tipo de clases de mechones que evidencian una historia particular, documentada en el color, la tintura, el olor, el cuidado, la forma sin saber su procedencia mujer, mujer trans, hombre, niño, niña, etc.

– ¿Cómo considera que en su obra se manifiesta el movimiento?

En el gesto pictórico de mis pinturas, de retratos de posibles cabezas de pan o personas deformes. Y en mi cuerpo cuando realizo una acción a veces coreográficas, otras de resistencias y últimamente recostado  “microaccionando”… como la respiración.

 

Lutyufan
“Nací en Buenos Aires en 1973. Me gradué en Ciencias de la Comunicación en la UBA y trabajé casi 20 años como editora de fotografía. Paralelamente a mi carrera, me formé en los talleres de ensayo fotográfico de Juan Travnik, Adriana Lestido y Julieta Escardó, y en workshops intensivos con Anders Petersen y Luis González Palma. En 2013 y 2014, participé de la clínica de artes visuales coordinada por Tulio de Sagastizábal con la intención de ampliar el lenguaje que venía utilizando y entrar en contacto con artistas de otras disciplinas. En 2015, gané una beca para realizar el Master PhotoEspaña Teorías y Proyectos Artísticos lo que me llevó a vivir en Madrid por dos años.

En las dos residencias en las que participé (Nido Errante en Argentina en 2014 y Can Serrat en Cataluña en 2017) comencé a desarrollar de forma más consciente mi propio método de trabajo y a descubrir nuevas posibilidades en el formato instalativo y en la creación de piezas en lugar de series fotográficas, incorporando otras dimensiones y relaciones en el espacio.

Soy de investigar mucho, durante varios meses, antes de concretar una pieza. Según el tipo de obra con la que estoy trabajando, elijo los materiales que mejor refuercen el concepto de la obra; en los últimos proyectos desarrollé algunas piezas que incluían fotografías retroiluminadas, objetos con resina o piezas de joyería con fundición en bronce; en el proyecto actual, por ejemplo, estoy trabajando con papel, azulejos, video, sonido, y estoy estudiando también la posibilidad de hacer algunas pruebas con vibraciones lumínicas”.

– ¿Cuál es el proyecto que desarrolló en los talleres de la Fundación Tres Pinos?

En el proyecto que voy a desarrollar en el marco de los talleres en residencia de la Fundación Tres Pinos me interesa establecer un diálogo entre lo volátil (cielo) y lo fijo (tierra) y trabajar  sobre la idea de imagen como enigma visual, como puente entre espíritu y materia. Por eso mis investigaciones están muy volcadas hacia el hermetismo (alquimia) y a la religión (imagen y culto).  Pienso el arte como un intento de comunicación a través de la vibración y mi intención es elaborar mi propio sistema de comunicación basado en vibraciones sonoras y enigmas visuales.

Estoy desarrollando líneas de investigación en torno a lo visual, lo encriptado y lo vibrante como por ejemplo los esfuerzos por descubrir la piedra filosofal como medio que permita la conjunción del cielo con la tierra; las escenas de Noli me tangere (palabras de Cristo a María Magdalena mientras resucitaba) en las pinturas sacras; la analogía con la muerte y resurrección de Cristo por parte de los maestros de la alquimia, la ciencia divina; el antiguo Christi Eleison gregoriano que subyace a las melodías de las 50 fugas a tres voces incluidas en el Atalanta Fugiens, libro de emblemas alquímicos; las partituras de Johann Sebastian Bach quien pudo haber encriptado melodías secretas en sus piezas musicales, todas ellas orientadas hacia la expresión y el contacto con lo divino; el sonido de las chicharras, insectos casi imperceptibles que viven una resurrección y cuyas vibraciones parecen provenir de una dimensión celestial y podrían llegar a interpretarse como un código encriptado.

– ¿Cómo considera que en su obra se manifiesta el movimiento?

En la obra que vengo desarrollando el movimiento subyace como una suerte de motor de posibilidades: revertir lo que parece irreversible, subvertir lo definitivo a través del concepto de mutación. Siempre me interesó mucho investigar sobre los estados de la materia y las posibilidades de alterarlos, cómo retener o cristalizar aquello que avanza hacia su degradación o cómo otorgar movimiento a aquello que lo ha perdido. Por otro lado, en el proyecto actual, estoy acercándome a la música que claramente tiene un vínculo directo con el tiempo y éste a su vez con el movimiento (sucesivo y simultáneo).

Talleristas residentes Tres Pinos