Él junto a su hermano Osvaldo han sido los discípulos predilectos del gran maestro Benito Quinquela Martín. De alguna manera, ambos han perpetuado el estilo inconfundible creado por su famosísimo maestro, pero con las lógicas variantes que impone la propia personalidad. Por eso las paletas son diferentes y hay un cierto estilismo en Dalmi Imperiale que estaba ausente en la obra del gran Quinquela. Es, gracias a estos tres grandes pintores, que el puerto argentino es inmortalizado en el lienzo y también el no menos conocido Barrio de la Boca, paso obligado de todo aquel que pise suelo argentino. Estos tres pintores son famosisimos no solo dentro de Argentina sino a nivel internacional.

Amarrados
Óleo, 40×60

Anclados
Óleo sobre hardboard, 24×30
Galería de la Fundación Tres Pinos

Día luminoso
Óleo sobre hardboard, 44×63
Galería de la Fundación Tres Pinos

Fogata en la boca
Óleo sobre tela , 50×60

Marina
Óleo, 30×24

Riachuelo a todo color
Óleo sobre tela , 70×80

Fechada en 1978

Galería de la Fundación Tres Pinos