# DESTINO / DOS MUNDOS / EL ESCRIBA

Destino

Por Norma Haydée Pérez

¿Qué marcas en los senderos infinitos?

La vida dulce y serena del ocaso de la vida

O el silencio de un alma pecadora al borde

del averno?

O el grito desgarrador pidiendo perdón?

¿Qué arrancas?

Los versos reflejados en el espejo de la memoria.

O el goce de dos corazones que se unen

al final de tu sendero

lleno de ilusiones, alegrías.

Y luego se separan en silencio,

con los acordes de un violín melancólico.

Destino: hueles a lilas, a sangre, a vida, a muerte,

a tomillo y a algas enredadas en cuerpos

enamorados en tarde de verano.

Yo: te espero, aquí, en silencio.

 

Dos mundos

Por Silvana A. Nosach

Bajo la lluvia nocturna

en la espesura indómita

de la impenetrable selva

un dulce amor se está gestando.

Que no se detenga la lluvia y sus encantos;

que no se acabe la noche, que no se acabe.

Dos mundos se han encontrado

y ya no podrán separarlos.

Extraños son los caminos del destino,

jugando el juego prohibido

del amor y sus caprichos.

Que no se despierte la selva del mágico ensueño;

que no se acabe el amor, que no se acabe.

 

El escriba

Por Susana Angélica Orden

En cuadernos infinitos

que constituyen los sueños,

va dibujando el Destino

de nuestra vida, los hechos…

 

En sus huellas elegidas

va devanando el ovillo

y digitando las cartas

de nuestra vida, los signos.

 

Misteriosos elixires

dan nacimiento al amigo,

dulce néctar de los dioses,

de nuestra vida, el alivio

 

El dolor y la alegría

sangre son del sentimiento,

que despliega nobles alas

de nuestra vida, lo bello…

 

Con su pluma blanca escribe

esos instantes perfectos,

cuando creemos que somos

de nuestra vida los dueños.

Con su pluma negra esboza

esos terribles momentos,

cuando sentimos que el mundo

de nuestra vida es desierto.

 

Y van pasando los días…

Él sigue y sigue escribiendo…

Y nos señala las pistas.